¿De dónde vienen los médicos homeópatas?

Nunca he tenido la costumbre de leer la prensa. ¡Mea culpa! De manera que alguien me pasó el dominical de El País de ayer. ¡La homeopatía aparece en portada, ahí es nada! Y en el interior, dos artículos sobre el tema, de los que quiero detenerme en el primero porque tiene algo de novedoso. Se trata del testimonio de un médico que, según nos cuenta, comenzó su carrera profesional en un hospital homeopático en Munich. Allí, declara nuestro colega, “lo aprendí todo sobre homeopatía”, lo cual no es poco. Dice haberse sentido impresionado por los resultados terapéuticos del método, pero llegó un momento en que se hizo la luz y comprendió que tales resultados eran simplemente el efecto placebo. El resto del artículo transcurre por los consabidos lugares comunes,, así que no entraré a comentarlo.

Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

La homeopatía, acosada.

El patio anda revuelto. Los pseudoescépticos, esos señores que por su gran amor a la ciencia invierten tiempo y dinero en desacreditar la homeopatía, estarán de fiesta. El mal que han inoculado se extiende como una epidemia. Comenzó en la Universidad de Barcelona, después se vio afectada la Organización Médica Colegial y la última noticia que nos llega es que el Colégio Médico de Cádiz también ha contraído la enfermedad. Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

La homeopatía. Una somera reflexión para detractores.

Por algún motivo que no acierto a comprender, hay un rumor cada vez más intenso en los medios en contra de la homeopatía. Me vais a permitir por tanto que vuelva sobre ideas ya tratadas en este blog, puesto que a menudo es necesario repetir una y otra vez las cosas evidentes. Un número cada vez mayor de personas que dicen ser científicos o estar inspirados por la ciencia aseguran haber “desenmascarado” la homeopatía. Cada dos por tres alguna mente privilegiada nos desenmascara. Otros muchos se dejan engatusar por los que invocan para sí el marchamo de la ciencia, concepto maravilloso, infinitamente más difícil de practicar que de pronunciar y se convierten a la ardua disciplina de negar la homeopatía porque sí o “porque está demostrado científicamente que es un camelo”, lo que viene a ser lo mismo, al menos en este caso. Son legión.

Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

La Navidad, un recuerdo, una reflexión y un deseo

Este año hemos tenido que lamentar la muerte de un viejo amigo. Músico, médico homeópata, pensador de la medicina. Nos conocíamos desde el segundo año de carrera y, a pesar de nuestros profundos desacuerdos en casi todos los asuntos de la vida, nuestra coincidencia era total en cuanto a medicina y antropología médica. Por eso nos gustaba charlar sobre tales temas y procurábamos, yo al menos lo procuraba, que nuestras conversaciones no derivasen por derroteros éticos, estéticos o políticos porque en tales aguas estaban aseguradas las tormentas. Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

El nuevo médico: un camino a la utopía

 

En el origen de la cultura, el brujo, el chamán, el curandero, ocupaba el papel de mediador entre las oscuras y misteriosas fuerzas de la naturaleza y el hombre acechado por las mismas. El chamán, en virtud de una disposición innata o aprendida de sus maestros, era capaz de dominar y mantener alejadas de su protegido todas las amenazas que desequilibran la salud y traen el infortunio y la muerte, fuesen estas los designios malévolos de algún espíritu, el capricho de este o aquel dios ofuscado por la conducta o la buena fortuna del sujeto, el hechizo perpetrado por algún poderoso intuitivo a requerimiento del envidioso o del vengativo, o la suerte adversa en forma de un veneno, un accidente, un animal peligroso. Y cuando, a pesar de todo el poder del mago,  la muerte resultaba inevitable, él sabía acompañar a su pupilo hasta las mismas puertas del más allá dejándolo a un solo paso de la feliz compañía de sus antepasados. Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

NO CREO EN LA HOMEOPATÍA

Hace algunos años me encontré con un amigo que iba acompañado de una persona que yo no conocía. Hechas las presentaciones, el amigo de mi amigo, que aparentemente había oído hablar de mí, me dijo de buenas a primeras:

-Eres el homeópata sin duda. Dime una cosa, ¿tú te crees lo que haces?

Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

LA EFICACIA CLÍNICA DE LA HOMEOPATÍA

A menudo, los detractores de la homeopatía exhiben como prueba de sus argumentos estudios clínicos que “demuestran” la ineficacia de nuestras dosis. Engañan de este modo a un público que, ignorante de las peculiaridades del método, admiten tales resultados como santa palabra. Pero lo cierto es que el formato de un ensayo clínico tiene que estar adaptado al método que se estudia. En alopatía se analiza la relación terapéutica de una sustancia determinada con una enfermedad determinada y este resultado se confronta con el que se obtiene con un placebo o, en ciertos casos, con otra sustancia o con nada. Eso está bien para la alopatía porque su método consiste en combatir una enfermedad determinada con una determinada sustancia. Puede estudiarse pues la eficacia de un antiinflamatorio (X) contra la artritis y comparar el resultado con el que se obtiene con placebo: X versus placebo. Si el resultado obtenido con X es significativamente superior que el obtenido con placebo, se deduce que X es un remedio útil en el tratamiento de la artritis. Y del mismo modo con cualquier enfermedad (designada, como es habitual por un nombre: carcinoma de mama, bronquitis asmatiforme, cistitis, etc.) Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

La opción terapéutica de Bettine von Arnim (1785-1859). Ventajas de la homeopatía para una paciente del siglo XIX

Autor: Martin Dinges[1]
“Tengo la sensación de que un periodo sensitivo debiera preceder al desarrollo intelectual; por eso me he comprometido tan apasionadamente con la homeopatía. El sentimiento doloroso de una presión intelectual encuentra en ella al menos un alivio y una explicación, porque abjura de la coerción  médica, ni fontanelas, ni cura de cantáridas, ni sangrías periódicas, ni purgas, ni camisolas de lana, el hombre debe ser libre, de lo contrario no está sano; y una constitución sana debe conducir a un régimen (político) saludable, de otro modo él mismo está enfermo y una multiplicidad

Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter

La agravación en homeopatía. Distintos tipos.

Autora: doctora María Luisa Rey Guerreiro

 

 

S U M A R I O

1- OBJETIVOS

2- CONCEPTO DE AGRAVACIÓN EN HOMEOPATÍA

3- LA PRESCRIPCIÓN EN HOMEOPATÍA

4- AGRAVACIÓN HOMEOPÁTICA: CONDICIONES EN QUE SE PRODUCE. TIPOS. CASOS DE AGRAVACIÓN SEGÚN KENT

a) La agravación durante un tratamiento ortodoxamente homeopático

b) La agravación durante un tratamiento no ortodoxo

c) La agravación tras la administración de un remedio no exactamente  homeopático

d) Casos de agravación según Kent

5- RESUMEN Y CONCLUSIONES

6- BIBLIOGRAFÍA

Sigue leyendo

Si te ha gustado compartélo, GraciasShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter