Dr. Marino Rodrigo: Carta abierta al Dr. Jerónimo A. Fernández Torrente, Tesorero del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España

 

A la ciencia lo que es de la ciencia

y a la ética lo que es de la ética

 

Distinguido colega:

En diciembre de 2016 remití carta a la Comisión Permanente de la Organización Médica Colegial (OMC) relativa a sus actuaciones contra el ejercicio médico no convencional (EMNC)1. A pesar de la recomendación del Código de dirimir las discrepancias en ámbitos colegiales y profesionales, Uds. las llevaron y las siguen llevando a la arena pública. En consecuencia, pública es la presente. Sigue leyendo

MÉDICOS HOMEÓPATAS UNICISTAS ASISTEN EN BARCELONA A LA AGONÍA DE LA HOMEOPATÍA HAHNNEMANNIANA. Por el doctor Ricardo Bárcena

 

Los pasados días 6 y 7 de octubre de 2017 ha tenido lugar en Barcelona el 6º Encuentro Internacional del CEDH (Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía). Han asistido más de 600 profesionales sanitarios de más de 20 países europeos.

Quiero resaltar que entre los profesionales asistentes se encontraban algunos médicos homeópatas unicistas, incluyendo presidentes de asociaciones pertenecientes a la Federación Española de Médicos Homeópatas (FEMH). Sigue leyendo

EL CICLO DE LA VIDA

La homeopatía médica estaba casi extinguida en España cuando la que llamé “generación espontánea” de médicos, la nuestra, la recuperamos. Cerca de 40 años después, la homeopatía clásica, ortodoxa o como queramos llamarla, vuelve a estarlo. En peligro de extinción.

Al hilo de las ingenuidades de novatos a las que alude Emilio, traigo aquí un botón de muestra de un tipo de ingenuidad particular, la que supone que responder con argumentos desde la práctica médica a los ataques públicos servirá para algo significativo. Quizás sea de algún interés, y pido clemencia por la autocitación: http://homeopatiaahora.blogspot.com.es/search?q=Marino+rodrigo. Alojada en el blog de Isidre Lara, es una CD que remití a un diario local en réplica a los ataques de un pseudo-escéptico que por entonces iniciaba su carrera mamporrera al servicio de esa “ciencia” médica (y no médica), hegemónica, excluyente, autosuficiente, inmune a todo control que no sea el del mercado, insensible a toda ética que no sea el puro negocio. Veintitrés años después, tropezando quizás en la misma ingenua piedra, remití mi carta abierta a la cúpula de la OMC. Hasta ahora sin respuesta.

Sigue leyendo