Lo que diga dios (que no Dios). Aportación de la doctora Isabel Romero de la Osa

Cuando hace  unos años leí la novela  titulada 1986, escrita por George Orwel  en 1948, pensé que más que una novela  de ciencia ficción parecía un vaticinio de  la vida que  ahora vivimos.  En el mundo descrito por Orwel en su novela  no existía libertad en ningún sentido. Incluso el pensamiento era controlado por un ser superior. Sigue leyendo

A QUIEN CORRESPONDA, DE LA DOCTORA MARÍA JESÚS GALÁN DUEÑAS

A quien corresponda:

Yo soy médico homeópata. En ese orden.

Estaba estudiando medicina allá en el año 1982 aproximadamente cuando en casa hubo una curación de esa que se pueden denominar casi milagrosa, en una hermana pequeña que la medicina oficial había condenado al deterioro progresivo y la casi invalidez, por una artritis reumatoide juvenil con poca respuesta al tratamiento de la medicina oficial. Mi madre, en activo por aquel entonces como profesional de la enfermería dentro del sistema público de salud andaluz, tuvo la idea (osadía, valentía, temeridad???) de no resignarse a los designios de la medicina oficial, y optó por llevarla a un médico homeópata Sigue leyendo

LAS DIFICULTADES DE LA HOMEOPATÍA. UN INTERCAMBIO DE OPINIONES ENTRE LOS DOCTORES RICARDO BÁRCENA Y JOSÉ LUIS ESPEJO

Intercambio de ideas entre dos homeópatas muy bien informados, que reproduzco por su gran interés, con el consentimiento de ambos. Este intercambio de produjo por correo electrónico circular, a raíz de una primera carta del doctor Bárcena. Sigue leyendo

¿De dónde vienen los médicos homeópatas?

Nunca he tenido la costumbre de leer la prensa. ¡Mea culpa! De manera que alguien me pasó el dominical de El País de ayer. ¡La homeopatía aparece en portada, ahí es nada! Y en el interior, dos artículos sobre el tema, de los que quiero detenerme en el primero porque tiene algo de novedoso. Se trata del testimonio de un médico que, según nos cuenta, comenzó su carrera profesional en un hospital homeopático en Munich. Allí, declara nuestro colega, “lo aprendí todo sobre homeopatía”, lo cual no es poco. Dice haberse sentido impresionado por los resultados terapéuticos del método, pero llegó un momento en que se hizo la luz y comprendió que tales resultados eran simplemente el efecto placebo. El resto del artículo transcurre por los consabidos lugares comunes,, así que no entraré a comentarlo.

Sigue leyendo