LAS DIFICULTADES DE LA HOMEOPATÍA. UN INTERCAMBIO DE OPINIONES ENTRE LOS DOCTORES RICARDO BÁRCENA Y JOSÉ LUIS ESPEJO

Intercambio de ideas entre dos homeópatas muy bien informados, que reproduzco por su gran interés, con el consentimiento de ambos. Este intercambio de produjo por correo electrónico circular, a raíz de una primera carta del doctor Bárcena. Sigue leyendo

¿De dónde vienen los médicos homeópatas?

Nunca he tenido la costumbre de leer la prensa. ¡Mea culpa! De manera que alguien me pasó el dominical de El País de ayer. ¡La homeopatía aparece en portada, ahí es nada! Y en el interior, dos artículos sobre el tema, de los que quiero detenerme en el primero porque tiene algo de novedoso. Se trata del testimonio de un médico que, según nos cuenta, comenzó su carrera profesional en un hospital homeopático en Munich. Allí, declara nuestro colega, “lo aprendí todo sobre homeopatía”, lo cual no es poco. Dice haberse sentido impresionado por los resultados terapéuticos del método, pero llegó un momento en que se hizo la luz y comprendió que tales resultados eran simplemente el efecto placebo. El resto del artículo transcurre por los consabidos lugares comunes,, así que no entraré a comentarlo.

Sigue leyendo

La homeopatía, acosada.

El patio anda revuelto. Los pseudoescépticos, esos señores que por su gran amor a la ciencia invierten tiempo y dinero en desacreditar la homeopatía, estarán de fiesta. El mal que han inoculado se extiende como una epidemia. Comenzó en la Universidad de Barcelona, después se vio afectada la Organización Médica Colegial y la última noticia que nos llega es que el Colégio Médico de Cádiz también ha contraído la enfermedad. Sigue leyendo

La opción terapéutica de Bettine von Arnim (1785-1859). Ventajas de la homeopatía para una paciente del siglo XIX

Autor: Martin Dinges[1]
“Tengo la sensación de que un periodo sensitivo debiera preceder al desarrollo intelectual; por eso me he comprometido tan apasionadamente con la homeopatía. El sentimiento doloroso de una presión intelectual encuentra en ella al menos un alivio y una explicación, porque abjura de la coerción  médica, ni fontanelas, ni cura de cantáridas, ni sangrías periódicas, ni purgas, ni camisolas de lana, el hombre debe ser libre, de lo contrario no está sano; y una constitución sana debe conducir a un régimen (político) saludable, de otro modo él mismo está enfermo y una multiplicidad

Sigue leyendo